Cambios en la sustancia blanca cerebral es clave en nuevos tratamientos para el síndrome de Down

El síndrome de Down se considera la causa más común y/o habitual de discapacidad intelectual en las personas. Las estadísticas indican que 1 de cada 700 nacimientos aproximadamente presentan síndrome de Down. Además, se estima que en Estados Unidos cerca de unas 400,000 personas son afectadas por este síndrome.

El equipo del Prof. Tarik Haydar (profesor asociado de anatomía y neurobiología de la Faculta de Medicina de la Universidad de Boston, EEUU) detectó una anomalía que afecta el cerebro de las personas con síndrome de Down.

Anomalía como hallazgo inesperado

Cabe destacar que los investigadores afirman que su descubrimiento ha sido totalmente inesperado dado que las hipótesis sobre el síndrome de Down establecían que los cambios que conducen a la discapacidad intelectual eran producidos antes del nacimiento, lo cual queda anulado ante los resultados sobre las anomalías cerebrales encontradas.

banner-prenatal

Esto sin duda es algo sin precedentes y sugiere nuevas ideas en las que se pueden explorar diferentes caminos para desarrollar terapias innovadoras para el síndrome de Down. Los resultados revelan que el desarrollo de sustancia blanca que protege a las fibras cerebrales, cambia de forma significativa y paralelamente a medida que estás personas pasan de la etapa infantil a la adulta.

En otras palabras, esta investigación se basó en medir la actividad y el desarrollo celular en la sustancia blanca, observando anomalías que afectan la transmisión nerviosa en el cerebro haciéndola más lenta.

Los autores concluyen que estos hallazgos permitirán diseñar, planear y ejecutar nuevas estrategias terapéuticas que mejoren el funcionamiento cerebral de personas con síndrome de Down. Y probablemente también ayudaran en otras discapacidades del desarrollo intelectual como el autismo.

Nota: Actualmente existen opciones de tamizaje prenatal para detectar síndrome de Down desde la semana 10 de embarazo, de esta manera se puede planear antes del nacimiento las mejores opciones de terapia y tratamiento.

La Prensa Redacción (2016) Una anomalía genética podría ser clave nuevas terapias en el síndrome de Down. Recuperado el 12 de octubre de 2016.

Artículos relacionados

Dejános un comentario